Print this page

Irlanda – Inicio de las celebraciones por los 100 años de presencia salesiana: gratitud y nuevos desafíos
Featured

13 Diciembre 2018

(ANS - Dublín) - Los Salesianos llegaron a Irlanda en 1919, por invitación del entonces Obispo de Limerick, Mons Denis Hallinan. El día de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre de 1919, cuatro salesianos, dirigidos por P. Aloysius Sutherland, llegaron a Copsewood House, Pallaskenry, cerca de Limerick, donde iniciaron la primera obra salesiana en Irlanda. Por ello, el 8 de diciembre de 2018, en el Santuario “María Auxiliadora” de Pallaskenry, los Salesianos de la Inspectoría, guiados por el P. Eunan McDonnell, Inspector, celebraron la Santa Misa de apertura del Año Centenario.

La historia de los salesianos irlandeses, sin embargo, es aún más antigua que la llegada de los primeros hijos espirituales de Don Bosco a Irlanda. Don Bosco era amigo de Monseñor Kirby, que en los años 1880 era el Rector del Colegio Irlandés de Roma (Memorias Biográficas, XVII, 60). Por esta razón, algunos estudiantes irlandeses que viajaban al Colegio Irlandés de Roma hacían un breve descanso en Turín. Algunos permanecieron por poco tiempo, pero cinco de ellos permanecieron con Don Bosco y se convirtieron en Salesianos de Don Bosco.

Muchos otros salesianos irlandeses trabajaron en otros lugares, especialmente en Inglaterra. Sin embargo, Mons. Hallinan, obispo de Limerick, que había conocido a Don Bosco en su época de estudiante en el Colegio Irlandés de Roma (Memorias Biográficas X, 1372), decidió invitar a los salesianos a abrir un instituto en Pallaskenry, que se convertiría en el primero de una serie de institutos agrícolas salesianos en el país.

En 1922 se abrió un segundo instituto agrícola en Warrenstown. La tercera casa salesiana que se fundó fue el noviciado de Ballinakill, que se hizo necesario con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. A esta apertura siguió el centro de Crumlin en Dublín en 1953, donde los Salesianos desarrollaron una gran labor pastoral a lo largo de los años y que hoy alberga la Casa Inspectorial, para luego abrir los centros en Maynooth (1973), en Celbridge y Milford (1981), y la “Comunidad Rinaldi” en Dublín (1991). No podemos olvidar las diversas “Casas Don Bosco”, que desde 1977 se han extendido por toda la capital representando una buena práctica en el campo de la acogida de niños y jóvenes necesitados.

Hoy en día, la verde Irlanda acoge a 52 Salesianos de Don Bosco en cinco comunidades, muchos de los cuales están implicados en diversos servicios pastorales fuera de las casas salesianas. A pesar de la disminución del número, de hecho, los religiosos son más activos que antes en las iniciativas pastorales. Evidentemente, sin embargo, el desafío actual de los Salesianos en el país es transmitir el espíritu salesiano y el método educativo a los colaboradores laicos, para que puedan continuar la dirección de las obras y presencias y mantener vivo a Don Bosco a la tierra de San Patricio.

Este sitio utiliza cookies, para mejorar la experiencia del usuario y por motivos estadísticos. Al entrar en esta página declaro que estoy de acuerdo con el uso de cookies. para saber más o negarse a usar este servicio has clic en el botón "Más informaciones"