Print this page

Mongolia – El espíritu empresarial y el dinamismo hacen crecer a los exalumnos de Don Bosco

15 Octubre 2019

(ANS - Ulanbaatar) - Desde la llegada a Mongolia en 2001, los Salesianos siempre han tenido el apoyo y la ayuda de muchas personas y sobre todo de laicos comprometidos. Con motivo del 20° Aniversario de la presencia en el país, los beneficiarios de la educación salesiana trabajan para favorecer la creación de vínculos entre las instituciones salesianas y la sociedad.

En los dos últimos años, los ex alumnos del Centro de Formación Técnica e Industrial Don Bosco de Ulanbaatar (DBISTC, en inglés) se comprometieron a reforzar el sentido de pertenencia interna entre los exalumnos y a la Familia Salesiana. En estos últimos meses han realizado un breve video institucional en el que presentan algunos testimonios sobre la formación recibida.

“Nos complace compartir esta sencilla presentación que quiere expresar sobre todo un concepto: ¡somos afortunados por haber estudiado en el Centro Técnico Don Bosco! En el futuro tenemos la intención de trabajar como una familia y estar al servicio de nuestra escuela”, explicó MB Boloroo, Secretario del centro de exalumnos.

Desde 2001, más de 800 estudiantes se han graduado en el Centro DBISTC en Ulanbaatar; muchos otros jóvenes han recibido una educación salesiana en el Centro Salesiano de Darkhan, el Centro de Servicios de Ulanbaatar y el Centro Shuwuuuu. Un primer encuentro de los exalumnos de Don Bosco se realizó en mayo de 2017, en el que participaron cerca de 400 personas, fue el punto de partida de un movimiento que siempre está en camino.

“Actualmente nos acompaña el Sr. Andrew Phuong, SDB, y queremos centrarnos en objetivos específicos - añade el Sr. Bayartsengel exalumno salesiano. - Queremos contactar con el mayor número posible de alumnos de Don Bosco, a través de los diferentes canales disponibles (Facebook, teléfono, correo electrónico...); recaudar fondos para becas para estudiantes necesitados; hacer voluntariado en medio de las familias necesitadas; ofrecer buenos días salesianos, acompañar a los estudiantes del centro en el mundo del trabajo, o encontrar las mejores prácticas para sus necesidades; y también preparar reuniones de asesoramiento psicológico para ayudar a los jóvenes con padres separados o divorciados, un fenómeno cada vez más extendido en Mongolia”.

Estos objetivos se persiguen con gran pragmatismo. En la actualidad ya se han recogido datos de cerca de 80 de los estudiantes que han pasado por el centro, se ha identificado a unos jóvenes necesitados, y se realizan competiciones deportivas para hacer cada vez más visible y conocida la realidad de la educación salesiana.

Fuente: AustraLasia 

Este sitio utiliza cookies, para mejorar la experiencia del usuario y por motivos estadísticos. Al entrar en esta página declaro que estoy de acuerdo con el uso de cookies. para saber más o negarse a usar este servicio has clic en el botón "Más informaciones"